¿Qué quiso decir Pedro cuando dijo que Jesús tenía “dichos de vida eterna”?

From:
"jesus
barragan" <mat.22_37@live.com>


View contact details

To:
undisclosed-recipients

"Debido a esto, muchos de sus discípulos se
fueron a las cosas de atrás, y ya no andaban con él. Por eso Jesús dijo a
los doce: “Ustedes no quieren irse también, ¿verdad?”. Simón Pedro le
contestó: “Señor, ¿a quién nos iremos? Tú tienes dichos de vida
eterna
; y nosotros hemos creído y llegado a conocer que tú eres el
Santo de Dios”. 

Juan
6:66-69

¿Qué quiso
decir Pedro cuando dijo que Jesús tenía "dichos de vida eterna"?
¿Qué significado tiene entender esta frase
para nosotros HOY?

Si nos dirigimos al relato que
escribió el apóstol Juan, que se encuentra en la Biblia en el capítulo 6
del Evangelio de Juan, encontramos a Jesús enseñando en una sinagoga de
Capernaum, sobre su rol como el verdadero pan del cielo.

Jesús
quería que la gente le reconociese como alguien más que un obrador de
milagros, o que enseñaba con autoridad. Deseaba aclararles que Él era
ese Enviado de Dios a favor de la salvación del Mundo. Ilustra así su
papel salvador: “El pan que yo daré es mi carne a favor de la vida del
mundo”.

¿Recuerda aquella famosa frase que dijo Jesús de que
"tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo Unigénito para que TODO el
que ejerza fe en Él tuviera vida eterna"? Jesús había dicho esto a
Nicodemo, un miembro del Sanedrín judío. Pero ahora deseaba mostrar a
otros de manera más clara que Dios, por Su amor eterno al mundo, lo
había provisto como Salvador. Por eso, Jesús muestra que cualquiera del
mundo de la humanidad que coma simbólicamente de su carne —por ejercer
fe en el sacrificio que él pronto hará— puede recibir vida eterna.

Claro,
en ese momento, la reacción de la gente es visceral. Es decir, apenas
que la gente oyó aquello, se sintió ofendida. Aquella enseñanza no le
gustó. "¿Cómo puede este hombre darnos a comer su carne?", se dice a sí
misma la gente. Jesús deseaba que los que le escuchan entiendan que su
carne se habría de comer figurativamente. Por eso, para recalcar esto,
dice algo que es más políticamente incorrecto, inaceptable, si se toma
en sentido literal.

“A menos que coman la carne del Hijo del
hombre y beban su sangre —declara Jesús—, no tienen vida en ustedes. El
que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo
resucitaré en el último día; porque mi carne es verdadero alimento, y mi
sangre es verdadera bebida. El que se alimenta de mi carne y bebe mi
sangre permanece en unión conmigo, y yo en unión con él.”

¿Qué le pasó
a Jesús, se volvió loco? ¿Cómo habla de comer su carne y beber su
sangre, algo prohibido a los judíos, y contrario a toda ética y moral
humana?

“Este discurso es ofensivo; ¿quién puede
escucharlo?”, dice la gente en general, sin pedir a Jesús explicación
por lo que ha dicho.

Jesús replica: “¿Esto los hace tropezar?
¿Qué hay, pues, si contemplaran al Hijo del hombre ascender a donde
estaba antes? […] Los dichos que yo les he hablado son espíritu y son
vida. Pero hay algunos de ustedes que no creen”.

Jesús
dice 2 aspectos clave:
  1. Los dichos de Jesús son espíritu y son vida
  2. La
    incredulidad y falta de fe de la gente

Evidentemente,
la enseñanza de Jesús no seguía las líneas programáticas de los
escribas, fariseos, saduceos, esenios, o filósofos del mundo
grecorromano. Su enseñanza venía de Su Padre, Jehová Dios, el Magnífico
Instructor, el Maestro Supremo. Lo que Jesús enseñaba no era de Él era
de Su Padre, y por tanto, era conocimiento que jamás pudieron haber oído
las gentes de su tiempo.

Eran dichos que son espíritu y son
vida. Las enseñanzas de Jesús son espíritu, porque conectaban a la gente
con Dios, que es un Espíritu. Eran una vía directa del corazón del
hombre y la mujer al corazón de Dios. ¿Qué maestro o líder religioso
podría enseñar algo que haga a alguien conectarse espiritualmente con
Jehová?

Evidentemente, esa pregunta tiene respuesta. Y la expresó
Pedro. 

Jesús, viendo que la gente se escandalizó por sus
enseñanzas, y se fue a su vida de antes, indicando así que para ellos
seguirle ya no valía la pena, dijo: "Por esto les he dicho: Nadie puede
venir a mí a menos que se lo conceda el Padre”. Al oír eso, muchos de
sus discípulos se van y ya no lo siguen. Por eso, Jesús se vuelve a sus
12 apóstoles y pregunta: “Ustedes no quieren irse también, ¿verdad?".

Pedro
responde: “Señor, ¿a quién nos iremos? Tú tienes dichos de vida eterna;
y nosotros hemos creído y llegado a conocer que tú eres el Santo de
Dios”.

Pedro era pescador. Era un hombre casado, con hijos e
hijas, y vivía con su suegra. Salía todos los días a traer el pan a la
casa. E iba religiosamente todos los sábados a la sinagoga.

Y en
un momento dado en su vida apareció Jesús. Su hermano Andrés, le dijo
emocionado: "Hemos hallado al Mesías". Y cuando Jesús preguntó a los
apóstoles sobre quién era Él, Pedro le dijo que Él era el Cristo, el
Hijo del Dios Vivo.

¿Cómo podía Pedro estar tan seguro, tan
convencido, que ese hombre parado ante él, era el Mesías, el Hijo de
Dios?

Jesús dijo a Pedro, que si estaba convencido de que Él era
el Mesías, no fue porque se lo dijo otro ser humano, sino por que Su
Padre, Jehová Dios, se lo reveló, directo a su corazón, a su espíritu.

Pedro
había visto a Jesús hacer milagros, quedaba impactado por Su enseñanza.
Pero el hecho de saber que Jesús era el Mesías, era la base de su
confianza en Él.

¿Entendía Pedro al 100% la enseñanza de Jesús
sobre comer su carne y beber su sangre? No. Pero la terminó entendiendo y
participando de ella, simbólicamente, en el Nuevo Pacto.

Pedro
sabía que de Jesús escucharía directamente aquella enseñanza verdadera,
aquellos dichos que le harían conocer plenamente a Jehová.

Pedro y
los demás apóstoles debieron sentir la enorme diferencia en sus vidas,
por escuchar y aplicar la enseñanza de Jesús. Una enseñanza espiritual,
viva, que les servía en el momento presente y les daba esperanza para el
futuro. Por eso los dichos de Jesús son dichos de vida eterna,
provienen de Dios, son verdaderos, inmutables, permanecen para siempre y
le dan vida a quienes le siguen.

Si estamos en la búsqueda de
esos dichos de vida eterna, hemos de reconocer que sólo en Cristo Jesús
están esos dichos de vida eterna. Note que Pedro no le dijo a Jesús que
si era parte de una religión u organización, entonces tendría dichos de
vida eterna.

Esos dichos los tenemos en Jesucristo. No en una
religión, organización, congregación o Iglesia. Por eso, si uno busca
esos dichos de vida eterna en una religión u organización, quedará
decepcionado. ¿Por qué? Porque es en Cristo Jesús que hallamos los
dichos de vida eterna, esos que nos conectan con Dios.

Si
queremos adorar a Jehová con Espíritu y con Verdad, ¿necesitamos
pertenecer a alguna religión? ¿fue eso lo que dijo Jesús? 

Si
alguien hoy día necesita y siente que busca a Dios, y esos dichos de
vida eterna, sólo pueden hallarse en Jesucristo. En Él, y solo en Él.
Jesús no delegó esos dichos de vida eterna a ningún grupo de personas,
iglesia u organización. Si nos preguntamos a quién ir, la respuesta es
simple: Cristo Jesús.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s