Pero, ¿será de verdad el Arca de Noé?

"¡Hemos
encontrado el Arca de Noé!". Eso dijo el documentalista chino Yeung
Wing-Cheung, integrante del grupo arqueológico turco-chino que proclama a
los cuatro vientos
el hallazgo del Arca de Noé en el Monte Ararat, en la frontera entre
Turquía e Irán. 

Pero, ¿será de verdad el Arca de Noé? 

"Pesebre" del Arca de Noé que han
descubierto excavadores chinos y turcos en el monte Ararat /AFP

Esta
noticia que apareció en la prensa internacional a finales del mes de
abril de este año, pone sobre el tapete, una vez más, la cuestión sobre
si realmente ocurrió un diluvio, y se salvaron 8 personas, tal como lo
relata el Génesis. 

Si uno considerara que realmente se halló el
Arca de Noé, eso comprobaría la veracidad del relato bíblico. ¿Eso
importa? Les es de importancia a los creyentes, quienes confían en que
verdaderamente existió un Diluvio, que destruyó a la humanidad de aquel
entonces, como lo relata la Biblia. 

El Diluvio, según lo muestra
el Génesis, tuvo un por qué. Sucedió por algo. 

La narración
bíblica sobre el Diluvio y su origen se inicia de este modo: 

Cuando los seres humanos
comenzaron a multiplicarse sobre la tierra y tuvieron hijas, los hijos
de Dios vieron que las hijas de los seres humanos eran hermosas.
Entonces tomaron como mujeres a todas las que desearon. 

Adán
y Eva tuvieron hijos e hijas. Que tuvieron hijos e hijas. Que a su vez
procrearon a más humanos. 

La multiplicación de hombres y mujeres
sobre la Tierra transcurría, como Dios había dicho. La Tierra poco a
poco se llenaba. 3 hijos de Caín destacan en los inicios de la
humanidad. Jabal, inició las actividades de ganadería y el vivir en
tiendas de campaña y criar ganado. Jubal, otro hijo de Caín, dio origen a
la música, con la elaboración del arpa y la flauta. Tubal-Caín, fue
herrero y forjador de toda clase de herramientas de bronce y de hierro.
Hasta una ciudad, llamada Enoc
(hijo de Caín), llegó a existir, siendo la primera ciudad humana que
registra la Biblia. 

Así que la imagen de un mundo
"prehistórico", de cavernícolas, de hombres gruñendo, arrastrando por
los cabellos a las mujeres, no es la que describe el Génesis. Obviamente
es una sociedad humana en evolución, pero no tiene nada que ver con lo
imagen tipo "picapiedra", u hombre de cromañón que se nos ha descrito. 

Las
hijas de los hombres, las mujeres, llamaron la atención. Comenzaron a
ser vistas, con deseo, por unos seres cuya vida era espiritual, no
concebida para multiplicarse o reproducirse. Eran los hijos de Dios.
Eran ángeles. 

Cada uno es probado al ser provocado y cautivado
por su propio deseo. El deseo de unirse a una mujer se apoderó de la
mente de estos ángeles. Se convirtió en una especie de obsesión. 

¿Les era posible llegar a unirse a una mujer, ser una
sola carne, como había dicho Dios? 

No. 

Los ángeles tenían su
lugar, su posición en la zona
espiritual, llamada Cielo, donde tenían la misión y la vida que Dios
les había dado. 

Pero lo abandonaron todo, y se hicieron cuerpos,
capaces de reproducirse. Tomaron mujeres, y tuvieron hijos. 

Dice
el Apocalipsis,
que un ser espiritual maligno, simbólicamente llamado "dragón",
arrastra con su cola, a la
tercera parte
de las
estrellas de los cielos
. Eso indica que un número considerable
de ángeles se persuadió a sí mismo, de iniciar una nueva vida, como humanos
en la Tierra. 

Al unirse los hijos de Dios con las hijas de los
seres humanos y tener hijos con ellas, nacieron gigantes, que fueron los
famosos héroes de antaño. A partir de entonces hubo gigantes en la
tierra. 

¿Qué produjo la unión de ángeles y mujeres? A
gigantes, llamados nefilim. Fueron los primeros superhéroes, los
primeros grandes famosos de la Tierra.
 

¿Qué resultó de
todo esto? 

La maldad del ser humano en la tierra era muy grande,
de hecho se multiplicó. Todos los pensamientos de todas las personas
tendía siempre hacia el mal, se arrepintió de haber hecho al ser humano
en la tierra, y le dolió en el corazón. La sociedad humana de aquel
entonces estaba corrompida y llena de violencia, en unos niveles nunca
antes vistos. Perversión y corrupción a todo nivel, desde mayor hasta el
menor de la gente que vivía en ese entonces. 

¿Qué haría Dios? 

Dios
se sintió herido en el corazón. Se arrepintió de haber creado al
hombre. 

Podríamos decir que por primera vez en su vida, Jehová
se sintió frustrado. 

La frustración es una constante en nuestra
vida, y tenemos que lidiar con ella a mayor o menor grado. 

Pero
nos es inconcebible creer que Dios se pueda frustrar. Más que frustrado y
arrepentido de haber creado al hombre, Dios se sintió herido en su
corazón. Quien ha estado frustrado y herido sabe que ese coctel de
emociones no genera nada bueno, sino se sabe manejar y superar. 

Jehová
dijo: 
-Mi espíritu no permanecerá en el ser humano para siempre,
porque no es más que un simple mortal; por eso vivirá solamente ciento
veinte años. 

120 años, y Jehová eliminaría el mal. 

A
quienes se consideran deístas, que creen en la existencia de Dios, pero
que niegan que intervenga en el mundo, este relato les debería indicar
lo contrario. Dios sí interviene. A su tiempo y manera. 

-Voy a
borrar de la tierra al ser humano que he creado. Y haré lo mismo con los
animales, los reptiles y las aves del cielo"- puntualizó Dios. 

En
medio de toda esa sociedad humana, malvada, ¿no habría esperanzas de
que alguien se salvara? 

Sí. Noé, un hombre piadoso, contaba con
el favor de Dios. Noé, dice la Biblia, era un hombre justo y honrado
entre su gente. Siempre anduvo fielmente con Dios. Tuvo tres hijos: Sem,
Cam y Jafet. 

Noé debía construir un arca de madera resinosa,
con compartimentos, y cubierta con brea por dentro y por fuera. Con las
siguientes medidas: ciento cuarenta metros de largo, veintitrés de ancho
y catorce de alto. Sería de tres pisos, con una abertura a medio metro
del techo y con una puerta en uno de sus costados. 

¿Para qué una
embarcación? Dios enviaría un diluvio sobre la tierra, para destruir a
todos los seres vivientes bajo el cielo. Dios hace un pacto con Noé, en
el que le garantiza la supervivencia. 

Noé debía introducir en el
arca una pareja de todos los seres vivientes, es decir, un macho y una
hembra de cada especie, para que sobrevivieran. 

Toda clase de alimento, debía
recogerse y almacenarse, para que sirviera de comida a todos los que
estuviesen dentro del arca. 

Noé tardó años en la construcción
del arca, un tiempo en el que Noé además de construir el arca y hacer
los preparativos relacionados con la supervivencia de tantos animales,
también se dedicó a advertir a aquella generación sobre el venidero
diluvio.

La
gente se habrá burlado de Noé. Nunca antes había llovido. Y ahora Noé
anunciaba que Dios haría llover…
 

Finalmente llegó el
tiempo fijado para el Diluvio en “el año seiscientos de la vida de Noé,
en el segundo mes, en el día diecisiete del mes”. Noé y su familia, los
animales —“macho y hembra de toda clase de carne”— y un abastecimiento
de víveres en cantidad suficiente para todos, ya estaban en el arca
cuando “Jehová cerró tras él la puerta”. A continuación, “las compuertas
de los cielos fueron abiertas”. 

Por cuarenta días y cuarenta
noches cayó sobre la Tierra una incesante lluvia torrencial, de modo que
“las aguas continuaron anegando la tierra por ciento cincuenta días”. 

Cinco
meses después del inicio del Diluvio, el arca ‘descansó sobre las
montañas de Ararat’. Pasaron casi dos meses y medio antes de que
‘aparecieran las cimas de las montañas’, otros tres meses antes de que
Noé quitara la cubierta del arca y comprobara que la superficie del
suelo estaba prácticamente seca y, por último, casi dos meses hasta que
la puerta se abrió y los sobrevivientes pudieron volver a pisar sobre
suelo seco. 

Así que Noé, su esposa, sus 3 hijos y sus esposas,
estuvieron un poco más de un año en el arca. Por fin salen, Noé agradece
a Jehová por haberle salvado, y aparece un hermoso arcoiris, que
anunciaba la Paz,
entre el hombre y Dios, pues Jehová promete no volver a destruir a la
humanidad con un Diluvio. 

Jesucristo hace referencia a los día
de Noé, relacionada con Su presencia real: 

En una
ocasión los fariseos
preguntaron a Jesús cuándo iba a venir
el reino de Dios
, y él les respondió:—La venida del reino de Dios no se puede calcular. No van a
decir: “¡Miren aquí! ¡Miren allá!” Sepan que el reino de Dios está
entre ustedes.
 A sus
discípulos dijo:—Llegará el tiempo en que anhelarán vivir siquiera uno
de los días del Hijo del hombre, pero no podrán. Les dirán: “¡Miren
allá! ¡Miren aquí!” No vayan; no los sigan.
 Porque el Día del Hijo del hombre será como el
relámpago que fulgura e ilumina el cielo de uno a otro extremo. Pero
antes tiene que sufrir muchas cosas y ser rechazado por esta generación.
Tal como sucedió en tiempos de Noé, así
también será cuando venga el Hijo del hombre. Comían, bebían, y se
casaban y daban en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca;
entonces llegó el diluvio y los destruyó a todos. 

Jesús
vinculó el tiempo de Su Presencia, con Su Reino, y señaló que sería
como los días de Noé. Uno pensaría que una época tan trascendental en la
que Jesucristo es Rey, y está actuando en Su Presencia, sería
llamativa. obvia, muy evidente para sus seguidores, y la gente en
general. Pero no. 

Sería como en los días de Noé. Mientras Noé y
su familia trabajaba, muy ocupados en el arca, y lo relacionado con
ella, la gente seguía su vida. Comprando, comiendo, casándose, haciendo
casas, todo transcurría normal. El arca seguía adelante, y la gente y su
vida, también. 

Aparecería gente, dijo Jesús, anunciando, que
por fin Cristo estaba presente. "Miren aquí", "miren allá". Habría gente
anunciando y diciendo: "¡Hey! esto es lo que yo he descubierto y
refleja que es la fecha del fin". O dirían: "observen estas
evidencias". 

Estas personas parecerían tener una especie de
presciencia y clarividencia profética, digna de ser seguida. 

Por
otra parte, el llamado a no dejarse contagiar por la "normalidad" del
tiempo, invitaba a orar a Dios y mantenerse alerta. 

El punto es
que el arca era un medio de salvación. 

¿Puede decirse que
actualmente existe una especie de medio de salvación, que, cual arca,
deba ser el lugar al cual acudir para salvarse? 

NO, eso no lo
indicó Jesús. 

Por otra parte, uno debería preguntarse, ante
aquellas personas que cansonamente pregonan el fin del mundo, ¿exactamente es el fin de
qué? 

Porque el diluvio no fue el fin de la humanidad. Si así
hubiera sido, no existiríamos. 

El diluvio fue una catástrofe
universal, cuyas lecciones perduran y resuenan, pero vale la pena aguzar
el ojo y comenzar a analizar cuáles son las realidades que se escondan
detrás de esos anuncios armagedónicos del fin del mundo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s