Jesús enseñaba mediante parábolas.

From:
"jesus
barragan" <mat.22_37@live.com>


View contact details

To:
undisclosed-recipients

Jesús enseñaba mediante parábolas.

Era
una forma de enseñar verdades profundas, y permitir a las mentes
inquisitivas y abiertas, buscadoras de la verdad,
hallar el entendimiento correcto de aquello que Jesús deseaba
transmitir.

En el capítulo 13 de Mateo, se alistan una serie de 7
parábolas.

  1. El sembrador
  2. El Trigo y la Mala
    Hierba
  3. El grano de Mostaza
  4. La Levadura
  5. Un Tesoro escondido
  6. La Perla de gran valor
  7. La Red Barredera y los
    Peces

7. Es el número de parábolas. Y es este un número
sagrado, que significa lo completo, por determinación divina, referente a
los propósitos de Jehová.

¿Qué es lo más importante de esta
serie de 7 parábolas?

Indudablemente, cada una tiene una
interpretación diferente. Sin embargo, el punto central da cada una de
estas 7 parábolas, es la frase:

El reino de los cielos ha llegado a ser semejante a
He
aquí el punto clave para poder entender acertadamente estas parábolas.
Que cada una de las 7 manifiestan diversos aspectos de una misma
realidad: El Reino de los Cielos.

Jesús quería que sus discípulos
entendieran mejor qué era el Reino de los Cielos. Por eso inició cada
parábola (a excepción de la primera, que estaba conectada a las otras 6)
con esta frase:

El reino de los cielos ha llegado a ser semejante a

Obviamente
la pregunta es:
¿qué es, según Jesucristo,
el Reino de los Cielos?

Entender realmente qué es el Reino de
los Cielos, y los diversos aspectos que se ilustran mediante estas 7
parábolas, son parte de "los secretos sagrados del Reino de los Cielos".

No
se puede entender acertadamente esta serie de parábolas cuyo objetivo
es enseñar sobre el Reino de los Cielos, y dejar de lado qué es este
Reino.

Así que, antes de considerar cada una de estas parábolas,
es importante reconocer el punto común y central de las 7: El Reino de
los Cielos, para poder verlas en una visión global.

El Reino de
los Cielos es, según lo explicó Pablo en Efesios 1:9-11

Por cuanto nos dio a conocer el secreto sagrado de su voluntad. Es
según su beneplácito que él se propuso en sí mismo 10 para una administración al límite cabal de los tiempos señalados,
a saber: reunir todas las cosas de
nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra
.
Sí, en él, 11 en unión con el cual a nosotros también se nos asignó
como herederos, por cuanto
fuimos predeterminadossegún el
propósito de aquel que opera todas las cosas conforme a la manera como
su voluntad aconseja
.
Efesios 1:9-11

El
Reino de los Cielos es la administración que Dios se propuso de acuerdo
a Su Voluntad, una administración que reúne a 2 grupos de personas.
Pablo lo señala como las "cosas en los Cielos" (los 144.000) y las cosas
en la Tierra, quienes vivan bajo la gobernación del Reino de los
Cielos.

Nótese que la reunión de ambas cosas (las de los Cielos y
la Tierra) son, según la
Voluntad de Dios
, y son parte del secreto sagrado de Dios.

Así
que Jesucristo, en quien "cuidadosamente ocultados están TODOS los
tesoros de la sabiduría y del conocimiento de Dios", es quien conoce y
entiende lo que es el Reino de los Cielos, y progresivamente ha
administrado este conocimiento a quienes se haya concedido. Porque,
según lo estableció el mismo Jesús, el entendimiento de estas parábolas
son parte de un secreto sagrado. Y los secretos sagrados encerrados en
estas parábolas, entran en la categoría de aquellos entendimientos y
revelaciones de los que señaló el fiel José:

"¿No pertenecen a
Dios las interpretaciones?" (Génesis 40:8)

Entendemos que el
Reino de los Cielos es un gobierno que rige desde el Cielo a la
Humanidad. Está compuesto por Jesucristo y Su Novia, la Nueva Jerusalén,
los 144.000. Pero este Reino dirige a la Humanidad en este planeta, así
que apropiadamente, tanto los 144.000 como quienes vayan a vivir para
siempre en la Tierra, están representados en estas 7 parábolas. Es de
entenderse que, a diferente grado, puesto que el nivel de exigencia que
tenga un Rey del Reino de los Cielos, no es el mismo que tenga un
súbdit@ de dicho Reino, aun cuando ambos deban demostrar las cualidades
que Jesús hizo explícitos en esta serie de parábolas.

Pero,
llamativamente, existe esta cita bíblica sobre el Reino de Dios, que
dice dónde está el Reino:

Pero cuando los fariseos le preguntaron cuándo vendría el reino de Dios, les contestó y
dijo: “El reino de Dios no viene de modo que sea llamativamente
observable, 21 ni dirán: ‘¡Miren acá!’, o, ‘¡Allá!’. Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes”.

Lucas
17:20-21

Dijo Jesús que el reino de Dios, o Reino de los Cielos,
está en medio de ellos, es decir, de los fariseos. La palabra griega
que se traduce "en medio", significa algo que está dentro, metido en un
lugar. Se ha tomado esta traducción como medio para enseñar que el Reino
de Dios está en el corazón del creyente, como una realidad espiritual.

Hay
religiones "cristianas" que niegan que vaya a existir un Reinado
Milenario de Cristo, que gobierne la Tierra, y alegan que el Reino de
los Cielos es sólo espiritual, dentro del corazón del hombre y la mujer.

Existe
otra postura que niega totalmente la anterior, niega el carácter
espiritual del Reino de los Cielos enraizada en el corazón del creyente,
y alega que el Reino de los Cielos es el gobierno celestial de Jesús y
sus coherederos.

Pero, ¿no es cierto que con el "corazón se
ejerce fe"? ¿Fe en qué? En el Reino de los Cielos, como meta hacia la
cual se adelantan con ardor los hombres.

El Reino de los Cielos
es una realidad espiritual que Dios hace existir en el corazón del
creyente. Realidad espiritual que se manifiesta externamente por medio
de ese gobierno que ve en visión Daniel, y que es dado a un Hijo del
Hombre y a los Santos del Supremo, y que alcanza una expresión plena
cuando la Tierra esté llena del "conocimiento de Dios, como las aguas
cubren el mismísimo mar".

El Reino de los Cielos es una realidad
espiritual, dentro del corazón, y una realidad externa, con cosas en los
Cielos y en la Tierra.

Y ambas realidades son explicitadas por
Jesús en cada parábola.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s