El hombre y sus dos asnos

SHARED BY KAREN

El hombre y sus dos asnos

 

Muchos de los hermanos se preguntan por qué otros
hacen tantos sacrificios ahora…

Razonan que Jehová es misericordioso, y hay otros que
dicen que entrarán en el Nuevo Mundo sin ser precursores, ancianos o
ponerse bajo más servicio en este tiempo.

Por eso consideren esta ilustración: un señor y sus
dos asnos.

 

Un hombre tuvo que viajar al mercado con un costal de
algodón y otro de azúcar.

El tenía 2 asnos y se preguntaba sobre cual le iba a
poner la carga ligera del costal de algodón y sobre cual el pesado
costal de azúcar.

 

Decidió dejar que los asnos eligieran, dejó que los
asnos entraran a la granja y los observó. Uno de los asnos palpó ambos
costales y luego volvió hacia el de algodón. El hombre razonó que el
asno había elegido el de algodón y se lo puso en el lomo.

Luego puso el de azúcar sobre el otro asno y partieron
por su camino. A medida que viajaban, el asno con el azúcar luchaba
bajo su carga. El sol estaba caliente y la tierra estaba dura. Ay!!!
Cuan pesado era ese costal de azúcar, y el asno se preguntaba cuanto más
iba a poder resistir….!

 

Sin embargo, el asno con el costal de algodón no tenía
problema alguno. A veces hasta trotaba e incluso hasta alzaba sus
pezuñas de alegría. Cuan contento él estaba por no tener la carga pesada
de azúcar como el otro asno.

Por fin, se acercaron a un río, y se enteraron de que
se había caído el puente, la única manera de llegar al otro lado sería a
nado; así que al río fueron los asnos.

 

A medida que el asno con el costal de azúcar nadaba,
percibía que su carga se hacía más liviana. ¿Por qué? Bueno, mientras
nadaba él, el azúcar empezó a disolverse en el agua y mientras mas se
adentraba en el río más liviana se hacía su carga, al fin alcanzó el
otro lado, mojado, pero sólo un poco cansado por la experiencia.

 

¿Qué pasó con el otro asno con el costal de algodón?

A medida que nadaba, él percibía que su carga se hacía
más y más pesada. ¿Por qué?.

Mientras nadaba, el algodón absorbía el agua y
mientras mas se adentraba al río más pesada se hacía la carga, el asno
se esmeró por mantener su cabeza a flote, pero era imposible.

Agotado y ya sobrecargado, se hundió y nunca jamás lo
volvieron a ver.

 

 

Hoy, algunos vacilan en llevar una carga más pesada,
mas bien deciden llevar una ligera. Otros toman la decisión de cargar
una pesada.

 

Cuando termine este sistema, y venga la Gran
Tribulación, sucederá algo parecido aquellos que estén acostumbrados a
llevar una carga ligera se les hará muy difícil soportar la carga extra
por las pruebas, no estarán acostumbrados a llevar cargas pesadas, y al
encontrarse con estas pruebas no podrán aguantarlas, no podrán mantener
la cabeza a flote y se hundirán bajo la carga adicional…

 

"Por
consiguiente, amados hermanos míos, háganse constantes, inmovibles,
siempre teniendo mucho que hacer en la obra del Señor, sabiendo que su
labor no es en vano en lo relacionado con [el] Señor."  (1 Corintios
15:58)

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s