La Presencia de Cristo


La Presencia de
Cristo

Mateo
24:27

Porque
así como el relámpago sale de las partes orientales y resplandece hasta
las partesoccidentales,
así será la
Presencia del Hijo del hombre
.


La Presencia de Cristo coincide con el
período de la Gran Tribulación cuando Jesucristo está presente, o es Su Presencia
Parousía,
porque es un período de Juicio y Recompensa. De separar el Trigo de la
Mala Hierba. De reconocer al esclavo fiel y discreto y al esclavo malo.
De que se manifiesten las vírgenes necias y las discretas, los esclavos
buenos y fieles que negociaron en sus talentos, y se demuestre quién fue
el esclavo indolente que enterró su talento, y se separen las ovejas y
las cabras. Note que se separan, porque están juntas, unidas, y tiene
que suceder que el Pastor, Jesucristo, presente, las separe,
dirigiendo a cada grupo al destino que a sí mismas se labraron por sus
elecciones. 

¿No había
Jesús predicho guerras, hambres, pestes, y una serie de acontecimientos
que se supone son la “señal de su Presencia”? 

No.Una cosa es que Jesús
describa eventos que acontecerían durante la conclusión del sistema de
cosas, y otra muy distinta es directamente hablar de Su Presencia. Sólo
aquí, en Mateo 24:27 habla directa y claramente de Su Presencia, en los
tiempos de la Gran Tribulación. No antes de ella.

¿No se supone
que la Presencia de Cristo se inició en 1914? No es lo que indica Jesús
en su respuesta. Si así fuera, habríamos de creer que desde 1914 se
inició la Gran Tribulación, que, según dicho criterio, estaría durando
no un período corto, sino largo de casi un siglo. 
No es lo que indicó Jesucristo en su
respuesta. Jesucristo vinculó Su Presencia al tiempo de la Gran
Tribulación. Afirmar otra cosa es ir en contravía a lo
que claramente se observa en la Biblia.

Además,
recordemos que coexisten los Falsos Cristos y Falsos Profetas. ¿Cómo
pueden estos ser desenmascarados como falsos, a no ser que el mismo
Jesucristo Presente lo haga?

La Presencia de Jesucristo, invisible, como en nubes, va
descubriendo el velo sobre los Falsos Cristos y Profetas. Porque, no hay
que dirigir la mirada ni a Falsos Cristos ni Profetas. La salvación no
se debe ningún Cristo Falso o Profeta Falso, ni organización religiosa
o religión, llámese como
se llame. La salvación de la Gran Tribulación se debe a Jehová, y
Cristo. ¿Cómo discernir eso y actuar en consecuencia, a menos que Cristo
mismo esté presente y manifieste que hay que acudir a Él?

Hay
unas palabras importantes que dijo Jesús:

”Ahora bien, aprendan de la higuera como
ilustración este punto: Luego que su rama nueva se pone tierna y brota
hojas, ustedes saben que el verano está cerca. 33 Así mismo también,
ustedes, cuando vean todas estas cosas, sepan que él está cerca, a las
puertas. 34 En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación
hasta que sucedan todas estas cosas. 35 El cielo y la tierra pasarán,
pero mis palabras de ningún modo pasarán.


36 ”Respecto a aquel
día y hora nadie sabe, ni los
ángeles
de los cielos, ni el Hijo, sino solo el Padre. 

37
Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo
del hombre. 38 Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban
comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en
matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; 39 y no hicieron
caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la
presencia del Hijo del hombre. 40 Entonces dos hombres estarán en el
campo: uno será llevado, y el otro será abandonado; 41 dos mujeres
estarán moliendo en el
molino
de mano: una será llevada, y la otra será abandonada.

42 Manténganse alerta,
pues, porque no saben en qué día viene su Señor.


Mateo 24:32-42


Bien, Jesús dijo que respecto a aquel día y hora nadie
sabe, ni los ángeles ni Jesús mismo, sólo el Padre lo sabe. ¿De qué día y
hora hablaba Jesús? Se ha entendido que se refería al día y la hora del
calendario, en el que sería la batalla del Armagedón, que
es el punto culminante de la Gran Tribulación.

Pero… eso es lo
que se ha entendido. No lo que dijo Jesús. Volvemos a la pregunta: ¿De qué día y hora hablaba Jesús? ¿Del Armagedón? No,
de hecho, ni siquiera Jesús 
pronuncia dicha palabra, que sólo se menciona en Apocalipsis
16:16.

Si leemos el
relato sin prejuicios y creencias 
preconcebidas que
respalden a x religión, vemos que Jesús hablaba, ¿de qué? De Su
Presencia. Note que Jesús habla de que nadie sabe el día ni la hora y
luego hace referencia a Su Presencia, y la compara a los días de Noé.
¿Por qué? Porque los días de Noé se caracterizaron por la ignorancia y
el no ser capaces de captar lo que estaba sucediendo, sobre lo que Dios
había anunciado a Noé.

Antes
de Jesús hablar sobre no saber el día ni la hora, había ilustrado su
punto con
 la higuera. Luego que su rama nueva se
pone tierna y brota hojas, ustedes, los díscípulos,
saben que el verano está cerca. Así mismo también, ustedes, cuando vean
todas estas cosas (los acontecimientos predichos), sepan que él está
cerca, a las puertas.

Fíjese que él habla de la higuera. Su rama
nueva, se pone tierna, brota hojas. Es decir, hay un proceso gradual
que al verse, uno puede ver que esa higuera está lista para dar sus
frutos. Y luego Jesús señala el no saber el día ni la hora. Porque si un
creyente está alerta, se mantiene alerta, como puntualiza Jesús, no
sabe ni el día ni la hora del inicio de la Presencia de Cristo, pero sí
discierne que está cerca, a las puertas. Está allí, latente.

La
clara muestra de las palabras del Amo indican que el no saber ni el día
ni la hora, se refieren al día y la hora del INICIO de Su Presencia,
durante la cual, se desarrolla la Gran Tribulación.

Esto
nos lleva al punto:


Qué significa la Presencia de Cristo?

Es interesente la
perspectiva que indica la obra The Parousia, de Israel P. Warren, D.D
(1879) pp.
12-15:

“Nosotros con frecuencia hablamos del ‘segundo
advenimiento’, la ‘segunda venida’, etc., pero las Escrituras nunca
hablan de una ‘segunda Parusía’. Fuera
lo que hubiera de ser su naturaleza, era algo particular, que nunca
antes había sucedido, y nunca habría de suceder de nuevo. Habría de ser
una presencia que diferiría de toda otra manifestación de sí mismo a los
hombres, y sería superior, de modo que su designación debería
propiamente quedar por sí sola, sin más modificador que el artículo: LA PRESENCIA
".

De
modo que bíblicamente,
la Presencia de Cristo es un suceso singular, que no había sucedido
antes, ni volvería a suceder. Es una manifestación del Poder operante,
eficaz de Cristo en toda la Tierra, que no se compara a su obra cuando
estuvo en la Tierra como humano. Como humano tenía poder y actuaba. Pero
Su Presencia era de una operación Universal: Cielo y Tierra.

Si reflexionamos en
el efecto que tuvo la venida de Cristo hace 2.000 años, hemos de
reconocer que cumplió el propósito divino. Pero faltaban cosas por
lograr. De hecho, la Presencia de Cristo está vinculada a hechos
singulares y actitudes singulares. Examinar los textos bíblicos que
específicamente hacen referencia a la Presencia de Cristo eliminan
cualquier duda que
se pueda tener sobre la naturaleza de la Presencia de Cristo.

Por
ejemplo en Mateo capítulo 24, tenemos específicamente los versículos en
los que Jesucristo hace referencia a Su Presencia.

Mateo 24:3
Estando
él sentado en el monte de
los Olivos
, se acercaron a él los discípulosprivadamente, y
dijeron: “Dinos:
¿Cuándo serán estas cosas, y qué será la señal de tu presencia y de la
conclusión del sistema de cosas?”.

Mateo 24:27 
Porque así como el relámpago sale de las
partes orientales y resplandece hasta las partes occidentales,
así será la presencia del Hijo del hombre.

Mateo 24:37 
Porque así como eran
los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre.

Mateo 24:39
Y no hicieron caso
hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia
del Hijo del hombre.

En Mateo
24:3
 los apóstoles plantean la pregunta sobre la Señal de Su
Presencia. ¿Cuándo hace Jesús alusión directa a la respuesta, sin sombra
de dudas de que estaba hablando de Su Presencia?

En Mateo 24:27 Jesús dice que Su
Presencia será como el relámpago, que sale del oriente y resplandece en
occidente. Esa indicación muestra que no hay base bíblica para creer en
una "señal compuesta". Primero, porque Jesús no lo dice. La señal de la
Presencia de Jesucristo tiene indicaciones definitivas que el mismo
Jesús dijo, para que fuera evidente dicha Presencia. Si Jesucristo dice
que Su Presencia será como el relámpago, ¿dura un relámpago décadas? No.
La Presencia de Cristo no es ni compuesta, ni de décadas de duración.
Es como Él dijo: como el relámpago.

Por cierto, que esas palabras
de Mateo 24:27 encajan en un período de tiempo singular: la Gran
Tribulación. ¿Son coexistentes la
Gran Tribulación y la Presencia de Cristo? Es lo que dijo Jesucristo.
 Él
tras haber empezado a decir que "habrá Gran Tribulación", hizo
referencia a falsos Cristos y Profetas, y a Su Presencia. Si la
Presencia de Cristo correspondiese a otro período de tiempo enmarcado
dentro de lo que Él respondió, ¿por qué no lo dijo?

Porque Su
Presencia es coincidente alrededor del tiempo de la Gran Tribulación, y
no décadas antes de la misma.

Sobre el período de tiempo que
Jesús llamó "Gran Tribulación", Jesús expresó cómo sería la gente.
¿Estaría la humanidad en masa feliz y en expectativa de la Presencia de
Cristo? ¿Qué predijo Jesús?

Mateo
24:37 

Porque así como eran los
días de Noé
, así será la Presencia del Hijo del hombre.

Mateo 24:39
Y no
hicieron caso hasta que vino 
el diluvio y los barrió a todos, así será la
Presencia
 del Hijo del
hombre.

Jesús comparó
los tiempos de Su Presencia a los días de Noé. ¿Razón? La gente no hizo
caso de lo que decía Noé. Veían el arca, pero no hicieron caso. La gente
se casaba, comía bebía, trabajaba… viviendo su vida normal. Noé
también. Pero Noé hizo caso. Y la gente no. Y así como la gente no
discernió la trascendencia de los tiempos, y no hizo caso, así sería
durante la Presencia de Cristo.

Obviamente, tal y como aparece en Mateo 24:3 en adelante,
Jesús predijo que habrían guerras, e informes de guerras, escasez
general de alimentos, grandes terremotos en un lugar tras otro,
enfermedades y un incremento notable del delito y el temor.

Pero Su Presencia coincidiría con un
período de agitación y ansiedad mundial: la Gran Tribulación.

Es en ese período de la Gran Tribulación
en el que aparece en la escena mundial una "gran muchedumbre" o
multitud, de toda tribu, pueblo, lengua y nación (Revelación 7:9, 14).

Es también la Presencia de Cristo el
tiempo de la resurrección a la vida espiritual:

1 Corintios 15:23 
Pero cada uno en su propia categoría: Cristo las primicias,
después los que pertenecen al Cristo durante Su Presencia.

Tesalonicenses 4:15 
Porque esto les decimos por palabra de
Jehová: que nosotros los vivientes que 
sobrevivamos a la presencia del Señor no precederemos de ninguna manera a los
que se han dormido en la muerte.

Por cierto, que el arrebatamiento o rapto de los creyentes,
también sucede sólo durante la Presencia de Cristo.

Una sorprendente revelación sucede durante
la Presencia de Cristo:

Tesalonicenses 2:1-12

Sin embargo, hermanos, tocante a la
Presencia de nuestro Señor Jesucristo 
y el ser nosotros reunidos a él, les solicitamos 2 que no se
dejen sacudir 
prontamente de su razón, ni se dejen excitar tampoco
mediante una expresión inspirada, ni mediante un mensaje verbal, ni
mediante una carta como si fuera de nosotros, en el sentido de que el
día de Jehová esté aquí. 3 Que nadie los seduzca de manera alguna,
porque 
no
vendrá a menos que primero venga la apostasía y el hombre del desafuero
quede revelado, el hijo de la destrucción
. 4 Él está puesto en oposición y se alza a
sí mismo sobre todo aquel a quien se llama “dios” o todo objeto de
reverencia, de modo que se sienta en el templo del Dios, y públicamente
ostenta ser un dios. 5 ¿No se acuerdan de que, estando todavía con
ustedes, yo solía decirles estas cosas? 6 De modo que ahora ustedes
conocen la cosa que obra como restricción, con miras a que él sea
revelado a su propio tiempo. 7 Es verdad que el misterio de este
desafuero ya está obrando; pero solo hasta que el que ahora mismo está
obrando como restricción llegue a estar fuera del camino. 8 Entonces,
realmente,
 será
revelado el desaforado, a quien el Señor Jesús eliminará por el
espíritu de su boca, y reducirá a nada por la manifestación de Su Presencia
. 9 Pero la presencia del desaforado es
según la operación de Satanás con toda obra poderosa y señales y
portentos presagiosos mentirosos, 10 y con todo engaño injusto para los
que están pereciendo, como retribución porque 
no aceptaron el amor de la verdad para que fueran salvos. 11
Por eso Dios deja que les vaya una operación de error, para que lleguen a
creer la mentira, 12 a fin de que todos ellos sean juzgados por no
haber creído la verdad, sino haberse complacido en la injusticia.


¿Quién es este hombre del desafuero que
se cree "dios", busca y exige ser reverenciado como "dios", a quien
Jehová deja que le vaya una operación de error, para que el mismo llegue
a creer la mentira, y que engaña a otros con engaños injustos?

Sólo la Presencia de Cristo revelará a
este elemento 
autoerigido como un "dios", que exige devoción
exclusiva a sí mismo, más bien que ensalzar al Único y Verdadero Dios.

Shared By Jesus B

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s