Caín y Abel

Caín y Abel‏
From:


jesus barragan (mat.22_37@live.com)

Sent: Sun 5/23/10 9:40 AM
To:


Caín y Abel

Eva fue la primera mujer. La primera
madre. Dijo: «¡Con la ayuda de Jehová, he tenido un hijo varón!»

Era
Caín. El primer humano nacido en la Tierra.

Después dio a luz a
Abel, el segundo humano nacido en la Tierra.

Adán y Eva eran
padres de Caín y Abel. ¿Qué eran Caín y Abel? Porque Adán y Eva eran
marido y mujer. Esa era su relación. Abel era "hermano" de Caín. En
hebreo la palabra אח, se traduce ‘âch, awkh.

Transmite en su
significado básico, la idea de consanguinidad y ser aliados. Si Adán y
Eva eran el "hueso de mis huesos y carne de mi carne", lo que unía a
Caín y Abel era el ser de la misma sangre. Tenían la misma sangre, la
misma familia, la misma herencia genética.

Al nacer primero Caín,
se convertía en en el primogénito de la familia, el futuro patriarca de
la familia.

El patriarca de la familia sería el líder del clan
familiar, y guiaría a todos en cualquier aspecto. Toma de decisiones,
responsabilidades, esas eran las prerrogativas del primogénito. Aunque
aquella primera familia humana estaba en pleno proceso de formación, ser
la primera familia marcaría un rumbo para el resto de los descendientes
de Adán y Eva.

También cierto es que Caín y Abel tenían la
posibilidad de labrarse su propia relación con Dios, que ya sus padres
no tenían.

Andando el tiempo, ambos se dedican a crecer y
madurar. Abel se dedicó a pastorear ovejas, mientras que Caín se dedicó a
trabajar la tierra.

Tiempo después, llegó la oportunidad de
establecer formalmente una relación con Dios. No indica la Biblia que lo
hayan hecho de niños, o adolescentes. Ya eran hombres maduros,
conscientes de sus responsabilidades y posibilidades en la vida, y
expresan su deseo de acercarse a Dios.

Dios solía comunicarse con
Adán y Eva al caer la tarde en Edén. ¿Y ahora, qué pasaría con Caín y
Abel? Dios se comunicaría con ellos, pero les tocaba a los hermanos dar
el primer paso. 

Caín presentó al Señor una ofrenda del
fruto de la tierra.

Abel también presentó al Señor lo mejor de su
rebaño, es decir, los primogénitos con su grasa.

Los hermanos
tienen una buena relación. Son contemporáneos, varones ambos, y
seguramente habrán pasado mucho tiempo hablando con sus padres sobre
Dios, lo ocurrido con la serpiente, la expulsión de Edén.

Puesto
que no hay constancia en la Biblia de que existiera una especie de
código que les dijera qué hacer para acercarse a Dios, debieron de haber
conversado y reflexionado mucho antes de dar el paso de presentar una
ofrenda a Dios.

Es la primera vez en la Biblia que el hombre da
algo a Dios. Dios les había addo TODO a Adán y Eva: la vida, la comida,
dónde vivir, la guía, etc. Pero no refleja la Biblia que Adán y Eva se
sintieran impulsados a retribuir a Dios dándole algo, como señal de
gratitud y alabanza.

Así que la actitud de los 2 hermanos es
positiva. Refleja humildad, devoción y gratitud. Algo que sus padres no
mostraron. De modo que ambos, como hermanos, se pusieron de acuerdo e
hicieron en simultáneo la ofrenda a Dios

Y, dice la Biblia, Dios
miró con agrado a Abel y a su ofrenda, pero no miró así a Caín ni a su
ofrenda.

El apostol Pablo aporta un detalle:

Por fe Abel ofreció a Dios un
sacrificio de mayor valor que el de Caín, por la cual fe se le dio
testimonio de que era justo, pues Dios dio testimonio respecto a sus
dádivas; y por ella, aunque murió, todavía habla.

En el momento
de Dios expresar su respuesta a las ofrendas, mira con agrado a Abel y
su ofrenda, pero a Caín y a su ofrenda, les ve con desagrado.

En
hebreo la expresión "miró con agrado", significa mirar una cosa con
ojeada penetrante, ansiosa. La evaluación de Dios a los hermanos y sus
ofrendas no fue superficial. Fue sopesada, escrutadora, exhaustiva. Dios
veía lo externo: la ofrenda. Y lo interno: el corazón.

La
aprobación divina del sacrificio de Abel, se reflejó en que este fue
consumido en el fuego.

La fe de Abel es destacada por Pablo, como
un ejemplo de cómo esa fe le impulsó a dar una ofrenda que era lo mejor
de su rebaño, es decir, los primogénitos con su grasa. No había una Ley
que mandara a hacer eso, pero Abel consideró que dar lo mejor de una de
sus ovejas y su grasa sería del agrado de Dios.

La Biblia no
hace mayor distinción sobre la ofrenda de Caín.

Ambas ofrendas y
las actitudes eran distintas, y Dios lo notó. Caín, siendo el
primogénito, estaba obligado a ser el mejor. Era lo esperado. Su actitud
parece denotar desgano en la ofrenda. ¿Recogió la ofrenda a última
hora, por cumplir, por compromiso, porque no quedaba de otra?

Abel
se tomó tiempo preparando la ofrenda. No tomaría cualquier oveja.
Probablemente se esmeró en escoger la mejor, y prepararla a conciencia
para que estuviera en condiciones apropiadas para ser dada a Dios.

Las
actitudes de Caín y Abel se parecen mucho a las actitudes que se
observan en muchas personas hoy día.Las actitudes religiosas,
dogmáticas, tradicionalistas y rígidas, llenas de mecanicismos, mas por
cumplir ante otros que ante Dios, abundan hoy día. Escasean personas
como Abel, que reflexionan con perspicacia lo que sería del agrado de
Dios.

Jesús nos enseñó a orar para que se haga la voluntad del
Padre, tanto en el Cielo, como en la Tierra. Pero, ¿quién determina qué
quiere Dios realmente?

Ese rol lo desempeñan las religiones
organizadas, que interpretan desde su óptica la posibilidad de lo que
Dios quiere, o que ellos creen que quiere.

Eso le pasó a Caín.
Cualquier ofrenda sirve, y cualquier actitud de corazón le agradará a
Dios, razonó.

Tarde o temprano los resultados se hacen patentes.
Se refleja qué quiere Dios o qué no quiso nunca, y se asumió como su
voluntad.

Caín, al fracasar en su ofrenda, se enfureció y andaba
cabizbajo.

Entonces Jehová le dijo: «¿Por qué estás tan enojado?
¿Por qué andas cabizbajo? Si hicieras lo bueno, podrías andar con la
frente en alto. Pero si haces lo malo, el pecado te acecha, como una
fiera lista para atraparte. No obstante, tú puedes dominarlo.»

Dios
no consideró a Caín un caso perdido. Si Jesús enseñó que el buen pastor
deja 99 ovejas por ir en búsqueda de una perdida, ¿no iría Dios en
búsqueda del corazón de Caín?

Caín estaba enojado. Lleno de ira. Y
cabizbajo. Su rostro reflejaba la indignación y la rabia que sentía.
hay expresiones populares en cada país sobre esos momentos en los que
un@ está molesto. Y la cara se pone roja como un tomate de la rabia. La
sangre hierve, el calor de la rabia hace su efecto.

Jehová razona
con Caín. Dios no habla con Abel, sino con Caín. Le manifiesta que si
rectifica, le esperan grandes recompensas. Después de todo, es el
primogénito.

Hacer lo bueno, trae buenos resultados. "Al debido
tiempo segaremos si no nos rendimos de cansancio", recuerda Pablo a los
Gálatas.

El llamado de Dios a Caín es el de un Padre amoroso.
Dios sabe que Caín puede dirigirse a hacer lo bueno, puede ser un líder
patriarcal que dirija a la familia mejor que Adán, cuando le llegara su
momento de hacerlo.

Pero no desconoce Dios la latencia del
pecado. "Pero si haces lo malo, el pecado te acecha, como una fiera
lista para atraparte." La ira de Caín era un hervidero en su interior.
Su rabia, resentimiento y celos por Abel eran como una fiera agazapada
al acecho, aguardando por el momento oportuno para devorar a la presa.
Que en este caso, era el propio hermano de Caín, Abel.

Estaban
las 2 posibilidades: o hacer lo bueno, o lo malo. Lo bueno le traería
grandes recompensas, pero lo malo… Caín debía saber que le traería
desgracias.

No obstante, tú puedes dominarlo, dice Dios.

Llama
la atención que Dios no coloca a Caín ante la tentación de hacer lo
malo. Razona con él, le aporta razones para que se decante por hacer el
bien, y lograr la recompensa. Le insta a dominar su ira, a domar la
fiera que lleva en su interior.

¿Qué significa dominar ese pecado
o deseo maligno que perturba a Caín, tentándole a hacer daño a Abel? En
hebreo "dominar" es mashal, significa «gobernar, reinar, dominar». 

O
Caín dominaba sus pasiones, o estas le dominarían a él. Caín podía
ejercer dominio sobre sí mismo. Caín debía responsabilizarse por sus
propios actos y motivos. Culpar a Abel o a Dios, no era opción.

El
Génesis añade:

Caín habló con su hermano Abel. Mientras estaban
en el campo, Caín atacó a su hermano y lo mató.

Caín fue a hablar
con Abel. Le haría creer que pasarían un buen rato juntos como
hermanos. Pero Caín atacó a Abel, y le mató. Estaban lejos de casa, en
el campo, lejos de la posibilidad de que Adán o Eva hicieran algo para
evitar lo que él deseaba hacer.

Tras un tiempo, Jehová le
preguntó a Caín:
—¿Dónde está tu hermano Abel?
—No lo sé
—respondió—. ¿Acaso soy yo el que debe cuidar a mi hermano?
—¡Qué has
hecho! —exclamó el Señor—. Desde la tierra, la sangre de tu hermano
reclama justicia.

La pregunta de Jehová a Caín no pretendía
indagar qué había pasado, pues Dios lo ve todo, y vio el asesinato.
Erauna pregunta para saber qué cuenta daría Caín de sí mismo, ya que él
era responsable de lo sucedido, o en todo caso, de saber si su hermano
estaba bien o no.

Mintió. Dijo que no sabía dónde estaba Abel. Y
hasta en tono cínico y despectivo dijo que él no era el guardián de su
hermano.

Dios sentenció a Caín:
-Por eso, ahora quedarás bajo
la maldición de la tierra, la cual ha abierto sus fauces para recibir la
sangre de tu hermano, que tú has derramado.

Cuando cultives la tierra, no te dará sus
frutos, y en el mundo serás un fugitivo errante.

Este castigo es
más de lo que puedo soportar —le dijo Caín a Jehová—.

Hoy me
condenas al destierro, y nunca más podré estar en tu presencia.

Andaré
por el mundo errante como un fugitivo, y cualquiera que me encuentre me
matará.

—No será así —replicó Jehová—. El que mate a Caín, será
castigado siete veces.Entonces Dios le puso una marca a Caín, para que
no fuera a matarlo quien lo hallara.

Así Caín se alejó de la
presencia de Dios, y se fue a vivir a la región llamada Nod, al este del
Edén.

Caín se unió a su mujer, la cual concibió y dio a luz a
Enoc. Caín había estado construyendo una ciudad, a la que le puso el
nombre de su hijo Enoc.

Caín se fue delante de Dios. Aceptó vivir
lejos de Dios, proscrito, desterrado, como un ser maldito.

Luego
Enoc, hijo de Caín, tuvo un hijo llamado Irad, que fue el padre de
Mehujael. Éste, a su vez, fue el padre de Metusael, y Metusael fue el
padre de Lamec. Lamec tuvo dos mujeres. Una de ellas se llamaba Adá, y
la otra Zilá. Adá dio a luz a Jabal, quien a su vez fue el antepasado de
los que viven en tiendas de campaña y crían ganado. Jabal tuvo un
hermano llamado Jubal, quien fue el antepasado de los que tocan el arpa y
la flauta. Por su parte, Zilá dio a luz a Tubal Caín, que fue herrero y
forjador de toda clase de herramientas de bronce y de hierro. Tubal
Caín tuvo una hermana que se llamaba Noamá.

Lamec, descendiente
de Caín, primer polígamo de la historia bíblica, dijo a sus mujeres Adá y
Zila:«¡Escuchad bien, mujeres de Lamec!¡Escuchad mis palabras!Maté a un
hombre por haberme herido,y a un muchacho por golpearme. Si Caín será
vengado siete veces,setenta y siete veces será vengado Lamec.»

Mientras
tanto, Adán, que había empezado a vivir las consecuencias de su pecado,
volvió a unirse a su mujer, y ella tuvo un hijo al que llamó Set,
porque dijo: «Dios me ha concedido otro hijo en lugar de Abel, al que
mató Caín.»

Finalmente la descendencia de Caín murió
en el Diluvio.

Caín y Abel fueron los primeros hermanos humanos.
El ser de la misma sangre debió haberlos unido, pero no fue así.

Caín
es un hombre que por resentimiento, ira, frustración, se deja envolver
en la llama de sus pasiones. Es alguien con una visión distorsionada de
la realidad. Para Caín, soló su visión de los asuntos era la correcta.
Claro, era una visión bajo el cristal de la ira y el resentimiento,
contra Abel y contra Dios.

Muchas personas son como Caín. Ante
sus propios fracasos y vicisitudes, culpan a otros y se resienten. Sus
pasiones y emociones les consumen, y se manifiestan en la forma de habla
cínica, chismes, rivalidades, envidias, y dañar a las otras personas,
que son culpables de su resentimiento.

Todos tenemos emociones, y
está en nuestro poder dominar a esa posibilidad de hacer daño a otros
que puede aflorar en cualquier momento.

Dios habló a Caín antes, para que tuviera tiempo de
pensárselo. Caín podía dominar su ira. Confrontarla, y superarla.
Cuántos crímenes pasionales, cuánto daño se causa a otros y a sí mismo
cuando no se somete a control ese monstruo interior que puede llevarnos a
hacer mal.

La Causalidad está siempre presente: Causa y Efecto.

El
famoso Otelo de Shakespeare, es una especie de Caín, preso de los
celos. ¿Se sintió satisfecho de sí mismo Caín tras matar a Abel?
¿Realmente se siente bien quien se deja dominar y arrastrar por sus
bajas emociones?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s