La parábola de los talentos

La parábola de los talentos‏
From:


jesus barragan (mat.22_37@live.com)

Sent: Sat 5/22/10 7:53 AM
To:


La parábola de los talentos


Jesús respondía una pregunta:

¿Qué
será la señal de tu presencia y del fin del mundo?

Y como parte
de su respuesta, ilustró a ciertos grupos de personas. Lo hizo por su
medio favorito de enseñanza: las parábolas.

Así se relata la
parábola de los talentos:

Manténganse
alerta, pues, porque no saben ni el día ni la hora. 

Porque
es justamente como un hombre que, estando para emprender un viaje al
extranjero, mandó llamar a sus esclavos y les encargó sus bienes.

Y
a uno dio cinco talentos; a otro, dos; y a otro, uno, a cada uno según
su propia habilidad, y se fue al extranjero.

Inmediatamente, el
que recibió los cinco talentos se fue y negoció con ellos y ganó otros
cinco. Así mismo, el que recibió los dos ganó otros dos.

Pero el
que recibió solamente uno se fue, y cavó en la tierra y escondió el
dinero en plata de su amo.

Después de mucho tiempo vino el amo de
aquellos esclavos y ajustó cuentas con ellos.

De modo que se
presentó el que había recibido cinco talentos y trajo cinco talentos
más, diciendo: ‘Amo, me encargaste cinco talentos; mira, gané otros
cinco talentos’.

Su amo le dijo: ‘¡Bien hecho, esclavo bueno y
fiel! Fuiste fiel sobre unas cuantas cosas. Te nombraré sobre muchas
cosas. Entra en el gozo de tu amo’.

En seguida se presentó el que
había recibido los dos talentos, y dijo: ‘Amo, me encargaste dos
talentos; mira, gané otros dos talentos’. Su amo le dijo: ‘¡Bien hecho,
esclavo bueno y fiel! Fuiste fiel sobre unas cuantas cosas. Te nombraré
sobre muchas cosas. Entra en el gozo de tu amo’.

Por último se
presentó el que había recibido un solo talento, y dijo: ‘Amo, yo sabía
que eres hombre exigente, que siegas donde no sembraste y recoges donde
no aventaste. De modo que me dio miedo, y me fui, y escondí tu talento
en la tierra. Aquí tienes lo tuyo’.

En respuesta, su amo le dijo:
‘Esclavo inicuo e indolente, ¿conque sabías que yo segaba donde no
sembraba y recogía donde no aventaba? Pues, entonces, deberías haber
llevado como depósito mis dineros en plata a los banqueros, y, al llegar
yo, estaría recibiendo lo que es mío con interés.

Por tanto,
quítenle el talento y dénselo al que tiene los diez talentos. Porque a
todo el que tiene, más se le dará, y tendrá en abundancia; pero en
cuanto al que no tiene, hasta lo que tiene le será quitado.

Y al
esclavo que no sirve para nada, échenlo a la oscuridad de afuera. Allí
es donde será su llanto y el crujir de sus dientes’.

Cuando el Hijo del hombre llegue en su
gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará sobre su
glorioso trono".

Mateo 25:13-31

La parábola tiene
algunos matices que destacar. Jesús finaliza con la frase "manténganse alerta, pues, porque no saben ni
el día ni la hora" 
la parábola previa a la de los talentos, que
es la de las vírgenes necias y las discretas. Y esa misma frase
establece un puente con esta parábola que se está analizando.

Jesús
vino a la Tierra hace 2.000 años. Hizo su labor, y regresó al Cielo.
Dejó una serie de instrucciones que sus seguidores debían realizar.

Pero
mientras tanto, sucedería que específicamente Él regresaría en Su
Presencia. ¿Qué pasaría en ese tiempo durante la Presencia de Cristo?
¿Estarían TODOS los llamados "cristianos" en la condición apropiada ante
Cristo Jesús?

No, por lo que entendemos de sus parábolas
proféticas. No saber ni el día ni la hora sería una prueba para los
cristianos. Muchos esfuerzos se han hecho a modo de saber CUÁNDO vendría
Cristo a ajustar cuentas con sus seguidores.

Por cierto, vale la
pena aclarar que TODOS los que pertenecen a la esfera del mundo
"cristiano" se las verían de una forma u otra juzgados durante la
Presencia de Cristo. No importa la religión o confesión religiosa
"cristiana" en la que se estuviera.

Al ver la parábola, se ve que
el Amo, Jesucristo, figurativamente de "talentos" a 3 grupos de
seguidores según su habilidad.

Al cambio actual, un talento de oro,
equivaldría a cerca de 2.000.000 de dólares. De modo que quien recibió 1
talento de oro, es equivalente a que le hayan dado 2.000.000 de dólares
para negociar. Quien recibió 2 talentos, tendría el doble del primero,
es decir, 4.000.000 de dólares para negociar, y el que recibe 5 talentos
de oro, recibe 10.000.000 de dólares para negociar.

¿Qué
esperaba Jesús transmitir con esta parábola?

Si la parábola de
las diez vírgenes trata la idea de estar preparados, la de los talentos
habla de ser productivo. La de las diez vírgenes de estar
vigilando,
la de los talentos de estar trabajando. No es ninguna coincidencia que
el Señor enseñara estas dos parábolas una tras la otra. Porque son ideas
paralelas.

El cristiano debía estar vigilante y trabajando para
el Amo Jesucristo. Cuando este llegara, le encontraría alerta y con
resultados producidos. Porque los resultados se producen ANTES de la
Presencia de Cristo, no DESPUÉS.

¿Cómo ser productivos según la
propia habilidad?

No todos tenemos las mismas responsabilidades.
Pero cada uno de nosotros debemos de ser fieles. El Señor pide de todos
nosotros fidelidad.

No todos los cristianos son iguales.
Algunos tienen mayores dones, talentos personales, potencialidades
latentes que usar a favor de Dios.

Es evidente que hay una clase
especial de cristianos que sí tiene la responsabilidad, la obligación y
la oportunidad de hacer más, ser productivos para Jesucristo: los
coherederos con Cristo en el Reino de los Cielos, los engendrados por
espíritu.

¿Razón? Tienen espíritu santo, tienen la capacidad de
entender secretos sagrados, de discernir aspectos de la voluntad de Dios
que sencillamente otros cristianos que no son herederos del Reino, no
tienen. Son hij@s de Dios, participantes del llamamiento celestial.

Es
a ell@s a quienes dirige Jesús esta parábola.

Cada cual, según
su propia habilidad, debe usarla para producir más para el Reino.

Hay
una clase de cristianos que tienen figurativamente 5 ó 2 talentos. Y
tienen ganancia del 100%.

Los talentos, en líneas generales,
muestran que nuestro tiempo, fuerza, habilidad y oportunidades, deben
usarse para generar ganancia para el Reino de los Cielos. Una
consciencia que particularmente tiene un heredero del Reino de Dios.

Evidentemente
hay una gran tentación para estas tres clases de siervos:

Primero,
el que es muy talentoso (el siervo de 5 talentos) puede confiarse en lo
que él tiene y no se preocupa en incrementar, pues ya tiene mucho.
Pocos son los que tienen tantos talentos como este, pero son los que
tienen la mayor responsabilidad. Es claro que los mejores dones
requieren del mejor servicio y el mejor resultado.

Segundo, el
hombre de 2 talentos no es tan hábil como el de 5, pero es dos veces más
hábil que el de 1, y es fácil para el caer en la tentación de
permanecer inmóvil en la mediocridad.

Este, puede decirse, que es
el cristiano promedio. La mayoría de los herederos del Reino de Dios,
participantes del Nuevo Pacto (144.000) son cristianos promedio, no son
súper cristianos pero no son holgazanes tampoco.

Tercero, el
siervo de 1 talento es uno que no hizo NADA.

Nunca se esforzó por crecer espiritual y
psicológicamente, ser más, ser mejor.

Es el que se mantiene como
un bebé en Cristo.

En la parábola, este siervo estaba perdido, no
porque solo tenía un talento, sino porque no uso lo que tenía. Ni
siquiera intento adquirir más.

Hasta que el Señor regresa y pide
cuenta a Sus siervos.

¡Note que el día de dar cuentas vendrá!

Los
2 esclavos que recibieron 5 y 2 talentos INMEDIATAMENTE se fueron a
trabajar.

El que recibe 1 talento va y lo entierra por miedo.

No
hay palabras más hermosas que un cristiano pueda oír que “Bien, buen
siervo y fiel”.

El fracaso del siervo de un talento es el punto
principal de la parábola. ¿Por qué fracasó? Por usar con negligencia su
talento. Individuos, y congregaciones enteras, tendrán que dar cuenta a
Dios de cómo fue que usaron sus talentos.

¿Qué puntos destaca la
parábola?

Ser fieles aprovechando las oportunidades que se da de
servir.

La diligencia es recompensada, la negligencia castigada.

No
importa lo que tengamos, ya sean oportunidades o habilidades, le
pertenece a Dios, nosotros podemos poseer, pero el dueño es Dios,
nosotros simplemente somos administradores.

No importa la
cantidad de talentos dada, lo que importa es si fuimos fieles en usar
esos talentos.

No hacer nada es igual de malo que hacer el mal.

En
estos tiempos apremiantes, es larga y grande la lista de quienes se
llaman cristianos y ni están alertas, ni han trabajado con sus talentos.

Hay
cristianos parte del Nuevo Pacto que no son inmorales o desobedientes,
sino que sencillamente no han hecho nada. ¿Por qué? Porque ni se
mantuvieron alerta, ni hicieron lo que debían.

About these ads

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s